CALIDAD DE VIDA EN NUESTROS MAYORES

Escrito por gundariz 25-10-2009 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

 

CALIDAD DE VIDA EN NUESTROS MAYORES

 

A la hora de impartir formación en Centros y Ayuntamientos, nos encontramos con una población cuya predisposición a trabajar no es en todos la misma, bien sea por falta de motivación o bien por impedimentos de tipo físico o psíquico.

Se dice que los mayores son poco participativos, pero el error esta en que no participan porque muchas veces se les ofrecen demasiadas actividades, de las cuales una gran mayoría no les motiva.

Naturalmente cada grupo precisara una adecuación y adaptación de la metodología y técnicas a utilizar en función de sus características específicas e intereses particulares.

Creemos que a la hora de preparar un programa, proyecto o cualquier tipo de curso o taller, lo primero que se nos plantea es: primero, que las actividades llenen todas las esferas tantas de conocimiento como físicas y psíquicas y segundo, que motiven a nuestros mayores.

Valoramos la vejez siempre como  enriquecimiento y posibilidad, nunca como deterioro o problema social. Buscamos potencial más que manera de entretenerlos. Ellos así lo entienden y de hecho aportan “su sabiduría”.

Debemos alcanzar como uno de nuestros objetivos una gran desinhibición, enseñarles a relacionarse, disfrutar con los demás y a saber vivir y así empezar a lograr que  se motiven por la tarea que están haciendo.

Los educadores, pedagogos, terapeutas, psicólogos y demás profesionales que trabajan con personas mayores saben y reconocen de la importancia del sentido del humor:
Tanto de cara a la propia estabilidad emocional y cuidado personal al trabajar con una población vulnerable.

Como una búsqueda de estrategias de intervención socioemocionales. Creando talleres, elaborando materiales, diseñando dinámicas.

 Debemos enseñar a las personas mayores estrategias y habilidades intra e interpersonales con la intención: de que aparte de conocer y reconocer emociones y vocabulario emocional, empatia, autoestima y habilidades sociocognocitivas como la toma de decisiones.  Lograr como una prioridad mejorar su sentido del humor para supera frustraciones, relativizar fracasos, sobrellevar desencantos, superar duelos, desterrar momentos de apatía así como valorar aquellos momentos, situaciones y personas que nos hacen reír y divertirnos con el objetivo de establecer una buena comunicación consigo mismo y con las personas con las que se interrelaciona y con el entorno.

En la formacion de los mayores debe cobrar un especial auge, el sentido del humor y la risa. Sobre esto debemos partir a la hora de plantear  los objetivos.

El humor sirve para liberar tensiones. Es también una experiencia social, nos ayuda a sentirnos mas relajados con los demás, fomenta la sensación de unidad y pertenencia al grupo, reduce los sentimientos de soledad o aislamiento, también nos ayuda a superar los duelos. Cuando te ríes con otra persona te sientes mas unida a ella.

Estar activo durante la vejez, es uno de los factores que mejor explica el bienestar subjetivo, porque además de ejercer un efecto directo sobre la satisfacción con la vida, el realizar actividades es positivo para la salud física, la salud mental, la percepción del envejecimiento y las relaciones sociales; variables todas ellas, fundamentales para mejorar el sentimiento de felicidad (Zamarrón y col, 2000).
En nuestros talleres, cursos..., tomamos técnicas de las mas diversas procedencias: Actorales, Dinámicas de Grupos, Expresión Corporal, Clon, Relajación, etc.

El movimiento corporal, junto con la comunicación no verbal, y la expresión o el contacto corporal, permiten que vayan desapareciendo las tensiones iniciales que aparecen en todos los grupos.

Promueve también el acercamiento a personas a las que de otra manera probablemente no nos acercaríamos en tan poco tiempo, contribuyendo con ello a crear un clima de confianza y amistad a partir del contacto personal con los otros.

Contribuye a tomar conciencia de la importancia que la actitud corporal tiene en el encuentro personal con la gente.

En todas las técnicas en que se utilizan códigos de comunicación distintos a la palabra, se llega  a incentivar la imaginación.

La expresión publica de sentimientos, produce una cierta desinhibición a la vez que permite observar las actitudes positivas o negativas, respecto al proceso de grupo.